Las 6 cualidades que todo freelance debe tener

Trabajar sin jefe… uff que subidón ¿no? Suena muy bien ¿a que si? En este post vamos a ser un poco más personales porque te voy a contar mi experiencia trabajando por mi cuenta.

Creo que es importante considerar una serie de cosas antes de tomar la decisión de ser freelance y en el camino hacia ello. Te voy a explicar cada una de esas cosas que he aprendido hasta ahora.

 

Independencia

Para empezar, lo que considero más importante de trabajar en modo freelance es la independencia que representa.

Fuente: Freepik

El hecho de no tener que cumplir horarios de oficina y poder distribuir el tiempo como quiera, esa libertad de no tener que estar en un solo sitio todo el día y depender de una empresa, me parece genial.

Además, porque considero que la vida no puede ser solo trabajar, el poder dedicar tiempo a familiares y amigos para mí es muy importante y de esta forma es totalmente posible. A eso le llamo independencia.

 

Disciplina

La libertad y la independencia tienen que ir acompañadas de mucha disciplina, porque te hará falta crear hábitos de trabajo poco a poco. Es decir, fijar unas horas para cada cosa, ir creando tu propia rutina para poder dedicarle el tiempo necesario a cada cliente y a tus asuntos personales.

Fuente: Freepik

Por ejemplo, yo después de levantarme e ir al baño y demás, tengo que hacerme desayuno -a veces desayuno frente al ordenador porque necesito ver un correo al momento o quiero adelantar algo, no es lo ideal pero lo hago a veces-, una vez que desayuno es que mi cerebro empieza a funcionar realmente -si, tal cual, sin comer no pienso-, ahí ya empiezo a ver las cosas que tengo pendientes para el día y me pongo a ello. Puedo pasar unas cuatro o cinco horas entre escribir un post, diseñar algunas ideas para Redes Sociales o programar publicaciones, a veces también tengo reuniones vía Skype para conversar status de un proyecto o planificar cosas nuevas. Luego, más o menos a las 2 o 3 de la tarde paro para cocinar y comer, a veces si veo que voy bien de tiempo con todo, puedo hacer una pequeña siesta y al despertar vuelvo al ordenador a terminar lo que me falte, buscar información de algo que necesite o leer cosas interesantes. Después en las tardes dos días a la semana asisto a clases de yoga, que por cierto, lo recomiendo totalmente, ayuda un montón para concentrarte mejor y dedicarte una hora solo para ti. Una vez que vuelvo a casa voy a pasear a mi perro, porque él también requiere un tiempo. Generalmente cuando llego termino algo que aún me quede pendiente o si he quedado en reunirme para conversar de otro proyecto, voy. Luego ya me relajo, tomo una ducha, comparto con mi pareja, hablo con amigos o con mi madre, etc.

Esto lo repito casi igual todos los días, como puedes ver es cuestión de ir haciéndolo a un ritmo que te permita cumplir con todo y en el que te sientas cómodo (a). Eso es lo más importante, disfrutar cada parte del día.

 

Organización

Está claro que al tener una rutina así hay que saber organizarse, en mi caso tengo una agenda que es como mi mejor amiga -aparte de que soy muy olvidadiza, necesito apuntar todo- de esa manera llevo un orden de cuando voy a hacer cada cosa, fechas de entrega, de publicaciones en Redes Sociales, reuniones, las clases de yoga -porque soy capaz de olvidarlas si estoy muy metida trabajando-, citas médicas o de trámites que necesite hacer, etc.

Fuente: Freepik

Yo recomiendo apuntar absolutamente todo, más aún al principio, mientras creamos los hábitos. Para mí ha sido muy útil.

Otra herramienta que uso bastante como medio de organización es el móvil, el calendario de Google por supuesto, ahí suelo apuntar eventos a los que me inscribo de ;arketing Digital o temas interesantes, reuniones o entrevistas importantes, los cumpleaños -sí, para no olvidar a nadie-, eventos familiares -sí, también, no me fio de mi memoria-, entre otros. Puedes programar lo que quieras en el calendario o en la parte de notas del móvil, incluso hay apps de asistenta personal -otro nivel- aún no he probado ninguna pero seguro que ayudan a mantener la añorada organización.

 

Inestabilidad

Esta palabra debe estar incluida en el vocabulario de todo freelance, y más importante aún, no se le puede tener miedo.

Fuente: Freepik

Trabajar por cuenta propia incluye convivir con la inestabilidad cada día o cada mes, tomarse un café con ella y ser capaz de disfrutarla. ¿Por qué digo esto de forma tan rara? Porque es así tal cual, hay que olvidar el paradigma de la fulana “estabilidad” que para mí personalmente, en realidad no existe, y bailar al paso de tus clientes. Esto quiere decir que un mes puedes tener mucho trabajo y otro mes puede que no haya nada. Por supuesto que esto depende en gran medida de las cosas que hagas y las ganas que le pongas a buscar clientes y mantenerlos, pero es crucial saber que esta querida compañera estará por ahí asomada siempre.

En este tema es interesante agregar que emprender un camino independiente como este de trabajar sin jefes, incluye un trabajo personal, todo va a depender de ti, trabajas para ti y eso significa: autogestión, autoconfianza, personalidad y constancia.

 

Espacio de trabajo

Fuente: Freepik

Para tener armonía entre todas esas características personales y poder organizarte día a día, es muy importante tener un espacio para tu trabajo. Aunque sea un rinconcito de tu casa -una esquina en el salón, un escritorio en tu habitación, una parte del balcón- lo que tú puedas, si tienes la opción de tener una habitación como despacho pues mucho mejor claro. Lo que importa es que sea tu lugar para trabajar, que te guste y que tenga todo lo que necesites.

En mi caso, tengo una laptop, una impresora, un vaso con bolis, mi querida agenda siempre a la mano y cosas de oficina como grapadora, tijeras, papeles que haya impreso, etc.

 

Compromiso

Una vez que tengas tu espacio de trabajo diseñado cual revista de interiores, te sientas independiente, disciplinado (a), organizado (a) y bailes con la inestabilidad, viene la razón de ser de cualquiera que trabaje por su cuenta: el compromiso con sus clientes o proyectos en los que participa.

Fuente: Freepik

Es una gran responsabilidad que hay que asumir, esas personas te entregan su marca, sus objetivos, sus usuarios o público objetivo, sus ideales y sus historias -en el caso de que seas Community Manager incluso te entregan sus contraseñas de todo-. Es un acto de confianza en ti, hay que darle valor a eso, respetarlo y comprometerse lealmente con esos objetivos e ideales.

En cierta forma pienso que no es un trabajo sin jefe, para mi, mis jefes son mis clientes o proyectos en los que participo. Ellos me dicen lo que necesitan, yo los asesoro en muchas cosas claro está, pero ellos pautan desde el principio lo que esperan y hay que saber dar respuesta a eso, saber hacer un equipo con ellos y que todo fluya apuntando al crecimiento de ambos. En pocas palabras, para mi, compromiso significa: cariño por lo que hago, respeto por quien lo hago.

 

 

Espero que te haya gustado mi percepción del trabajo sin jefe, me falta mucho por aprender así que me gustaría saber tu opinión también ¿Cómo lo ves tú?
¿Te atreverías a ser freelance o ya lo eres?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s